martes, 27 de diciembre de 2016

El día que la tecnología superará a la ficción



¿No os ha pasado nunca que tenéis la impresión de que toda la tecnología que os rodea avanza a pasos agigantados y vosotros os quedáis atrás por momentos? Mientras veía ayer las noticias en la tele, me sorprendió ver cómo habían logrado construir un puente en no sé qué ciudad gracias a una enorme impresora en 3D, y la gente paseaba por él tan tranquilamente como si hubiera estado hecho de hierro y hormigón. De soslayo miré mi multifunción casera que tanto me apaña, y no pude tener la sensación de que de un momento a otro iba a hablarme y preguntarme qué nueva cosa quería que hiciera ahora, jajaja.
Por supuesto, no ocurrió nada de eso, o no podría estar escribiendo estas líneas ya que el infarto hubiera sido fulminante. Pero me puse a pensar cómo hace muy poco tiempo eso hubiera sido no sólo imposible de realizar, sino siquiera de pensar, y es que la tecnología ha sufrido avances en los últimos años que casi podrían calificarse de ciencia-ficción. Hologramas, androides, rayos láser, comunicaciones espaciales... eran esas pequeñas cosas las que hacían nuestras delicias cuando veíamos una de esas películas "del espacio", como las llamábamos entonces, pero ahora están tan a la orden del día, que está claro porque ya nadie inventa nada de ese género y nos vemos abocados a realizar secuelas y precuelas de Star Wars o Stark Trek.
De cualquier forma, no he empezado este blog para quejarme de estos extraordinarios avances (válgame Dios, soy el primer enganchado a las novedades punteras en este terreno), sino para hacer algo así como una recopilación de todo lo nuevo que vaya saliendo. Todo lo conozco por la tele y por internet, pero eso significa enterarme tarde para empezar, y la mayoría de las veces mal, porque viniendo del propio fabricante ¿cómo puedes esperar que sea objetivo con su propio producto? Se me ocurrió entonces que estaría bien saber de antes cómo se desarrolló la idea, cuando la comenzaron y qué expectativas tenían al planteársela, para poder compararlas con el producto final.
No sé si al final me resultará útil, o a vosotros, pero al menos esta vez las novedades no me cogerán desprevenido.